"Art is the only serious thing in the world. And the artist is the only person who is never serious" Oscar Wilde.



"Haz lo necesario, después todo lo posible, y así conseguirás hasta lo imposible" San Francisco de Asís


miércoles, 12 de julio de 2017

Museo de Bellas Artes de Sevilla

Hola a todos! Cómo estáis? Espero que disfrutando muchísimo del verano! Después de un tiempecito sin publicar, aquí me tenéis de nuevo, con muchas cosas para compartir!

Hoy quisiera hablaros del "Museo de Bellas Artes de Sevilla", la segunda pinacoteca de España. Y es que no se puede visitar la capital hispalense sin hacer una parada en esta joya de nuestro patrimonio, de modo que lo primero que hice al llegar a Sevilla fue dejar las maletas en el hotel, y pasar la tarde disfrutando, tanto del espectacular edificio en el que está ubicado, como de las maravillosas obras de arte que guarda en su interior. Os apetece acompañarme en este recorrido virtual?

Fundado como "Museo de Pinturas" en el año 1835, abrió por primera vez al público en 1841, con obras procedentes de distintos conventos y monasterios desamortizados, de ahí que el grueso de la colección sea de temática religiosa, y más concretamente del barroco sevillano.

El edificio ocupa el antiguo "Convento de la Merced Calzada" (de estilo mudéjar), fundado por San Pedro Nolasco tras la conquista de Sevilla en 1248. A lo largo del siglo XVII sufrió diferentes transformaciones, y así en 1603 se derriba el antiguo convento y se empieza a levantar el actual edificio, en este caso en estilo manierista andaluz. En 1612 se había concluido el templo, y casi medio siglo después se da por terminado el edificio.

La entrada principal se encuentra frente a la Plaza del Museo, en la que debemos hacer un alto para contemplar la estatua del considerado "Pintor de Sevilla", Bartolomé Esteban Murillo, sin duda el más querido en el ámbito popular.

Precisamente de dicha estatua existe una réplica exacta frente al Museo del Prado.

En la fachada que da a esta plaza nos encontramos la portada del antiguo convento, destinada ahora a entrada principal, aunque originalmente se situaba en el extremo contrario del edificio. Diseñada por Miguel de Quintana en 1729, en ella destaca un arco de medio punto flanqueado por dos pares de columnas sobre sendos pedestales. Sobre el arco, una hornacina que contiene las figuras de la Virgen de la Merced, San Pedro Nolasco y el Rey Jaime I de Aragón,  rodeada a su vez por dos columnas salomónicas. Finalmente en el ático, vemos el escudo de la Orden de la Merced .


Si doblamos la esquina del edificio, podemos encontrar, adosada a él, la Capilla de la Hermandad del Museo, adornada con una preciosa iconografía religiosa:




Bien, entremos al Museo. Lo primero que encontramos es un imponente vestíbulo, decorado con paneles de azulejos que proceden también de distintos conventos sevillanos desamortizados. Destaca el arco de acceso, realizado hacia 1600 por Hernando de Valladares para el Convento de San Pablo:




El edificio está articulado en torno a tres patios y una gran escalera, con la Iglesia en un extremo. Nada más cruzar el vestíbulo, accedemos al "Patio del Aljibe", así denominado por el pozo que se encuentra en el centro:


Se trata de un claustro porticado distribuido en cuatro galerías, ricamente adornadas por azulejos, entre los que destaca el panel de la Virgen del Rosario, realizado por Cristóbal de Augusta en 1577:


Continuamos nuestro itinerario, y a la derecha nos encontramos con un pequeño y agradable jardín denominado "Patio de las Conchas", situado en el espacio que antes ocupase la sacristía:



Caminamos un poquito más y llegamos al patio mayor de todos, el "Claustro Mayor". Consta de dos cuerpos, el inferior con arcos soportados por columnas de mármol que forman galerías abiertas, y el superior en el que se abren numerosas balconadas. En el centro encontramos una gran fuente, que junto a la rica vegetación nos proporciona un agradable frescor. Desde aquí podemos apreciar la espadaña de la antigua Iglesia, que hoy alberga la sala V del Museo:



Como en los anteriores, la azulejería que decora las galerías procede de conventos y monasterios desamortizados. Cabe destacar además el fabuloso techo de casetones de la galería baja, y un impresionante relieve en bronce realizado por Antonio Susillo en 1893: "La presentación de Cristóbal Colón a los Reyes Católicos en el Salón del Tinelio en Barcelona":



Y llegamos al último de los patios, el "Patio de los Bojes", así llamado por los setos de boj, que perfectamente recortados, van formando bellos dibujos alrededor de la fuente central. En este caso la galería no presenta zócalo de azulejos, y en ella se exponen obras de arte de diferente antigüedad y procedencia:


                   Destacar el suelo, en el que pequeños azulejos se distribuyen con orden geométrico, como le gusta a mi amigo Chema ☺

Bueno, pues una vez que hemos recorrido los diferentes patios, que como veis tienen un gran valor artístico, así como una imponente belleza, procedemos a visitar las salas de exposición de esta planta baja. 

La Sala 1 se encuentra dedicada a la pintura y escultura sevillanas en el siglo XV: se exponen obras del Gótico español y del comienzo de la Escuela Sevillana, destacando en pintura Juan Sánchez de Castro y los artistas de su círculo, mientras que en escultura sobresalen Pedro Millán y Mercadante de Bretaña.

"Cristo atado a la columna"  de Pedro Millán (s XV)

"Pila Bautismal" procedente del Hospital de San Lázaro (s XIV-XV)

La Sala 2 está dedicada al Arte del Renacimiento: este se introduce en Sevilla con la llegada de artistas italianos y flamencos. Podemos ver aquí obras de "El Greco" y Lucas Cranach, así como la fascinante escultura de "San Jerónimo" de Pietro Torrigiano.

Fijaos en el maravilloso techo, de la época original del convento.

 "Fray Hortensio Felix Paravicino" (siempre me ha parecido guapísimo ☺)

"Tríptico del Calvario" de Frans Francken I  (hacia 1585) 

"Retablo de la Redención" de Juan Giralte ,1562 
(procedente del Convento de Santa Catalina de Aracena)

"San Jerónimo penitente" de Pietro Torrigiano, 1525 
(procedente del Monasterio de san Jerónimo de Sevilla)

La Sala 3 está dedicada al Manierismo: nos muestra la obra de los pintores que trabajaron en Sevilla en el último tercio del siglo XVI, como Francisco Pacheco, Alonso Vázquez y Vasco Pereira.



La Sala 4 se dedica al Naturalismo, concretamente a los inicios del movimiento en la escuela Sevillana, con obras de Francisco Pacheco, y sus discípulos: Diego Velázquez y Alonso Cano. 
La Sala 5 se dedica a Murillo y la Escuela Sevillana del Barroco, mostrando la gran obra pictórica del siglo XVII que se inicia con Alonso Vázquez y Roelas, continúa con Zurbarán y Juan del Castillo y culmina con Murillo, máximo exponente del Barroco Sevillano.



Bueno pues hemos terminado con la planta baja, de modo que pasamos a la segunda parte de la exposición, y para ello debemos subir a la planta superior por la maravillosa "Escalera Imperial". 


Realizada en 1612 por el arquitecto Juan de Oviedo y de la Bandera, consta de dos cuerpos ricamente decorados, claro ejemplo del estilo manierista. Está coronada por una cúpula octogonal, aún más profusamente decorada si cabe,con toda una iconografía religiosa dedicada a la Virgen María. El conjunto es de una belleza extraordinaria.




Tenemos aquí la Sala 6, dedicada al Barroco español y sevillano, destacando la serie de Santas Mártires del obrador de Zurbarán.

"Cristo crucificado" de Zurbarán (1635) 
Es de un realismo maravilloso y sobrecogedor

La Sala 7 dedicada a Murillo y sus discípulos, algunos de los cuales continuaron su estilo y temática como Juan Simón Gutiérrez.


"Estigmatización de san Francisco" de Murillo (1645-1650)

La Sala 8 dedicada a Juan de Valdés Leal, con las series para el Monasterio de San Jerónimo y para la Casa Profesa de la compañía de Jesús en Sevilla.


"San Ignacio y san Francisco contemplando la Eucaristía" de Valdés Leal 
(1674) Casa Profesa Compañía de Jesús.

La Sala 9 se dedica a la Pintura Barroca Europea, especialmente flamenca e italiana con obras de José de Ribera y Jan Brueghel el Joven.

La Sala 10 se dedica a Francisco de Zurbarán, con las obras que realizó para la Cartuja de las Cuevas y el Convento de San Pablo de Sevilla. Junto a ellas esculturas de Juan Martínez Montañés y Juan de Mesa.

"Jesús Crucificado Expirante" de Francisco de Zurbarán (1630-1640)

"San Hugo en el refectorio" de Zurbarán (1655)

          Destaca el techo mudéjar de esta sala, procedente de la casa-palacio de los Tavera, 
que desapareció a mediados de los años 70.

La Sala 11 se dedica a la Pintura sevillana del siglo XVIII, período en el que continúa la impronta de Murillo y Valdés Leal, junto a la apertura a distintas corrientes europeas. Completa la sala un retrato realizado por Francisco de Goya.


"Gloria de ángeles niños" de Juan Simón Gutiérrez y "Piano" de Juan de Miraval (1750)

La Sala 12 se dedica a la Pintura sevillana del siglo XIX, mostrándonos su evolución desde el Costumbrismo romántico al Realismo. Destaca la obra de García Ramos, José Villegas y Gonzalo Bilbao.

   "Retrato de Gustavo Adolfo Bécquer" realizado por su hermano Valeriano Domínguez Bécquer (1862)  Confieso que me podría pasar horas y horas mirando este cuadro, porque es absolutamente maravilloso!

"Retrato de Lucía Monti"  de José Villegas Cordero (1890) 


Por su parte la Sala 13 se dedica a la Pintura sevillana del siglo XX, con obras de las primeras décadas, entre otros de Gonzalo Bilbao y Gustavo Bacarisas.

"Hasta verte, Cristo mío" de José García Ramos (1905)
"Malvaloca" de José García Ramos (1912)  Donación de doña María Álvarez Quintero.

"Sevilla en fiestas" de Gustavo Bacarisas (1915)

Y finalmente la Sala 14 se dedica a la Pintura española del siglo XX con obras de Zuloaga, Vázquez Díaz y Sorolla.

Bueno, pues con esto hemos llegado al final de nuestra visita. Si habéis llegado hasta aquí, muchísimas gracias por acompañarme, y ya podéis ir a por un buen refrigerio que os lo habéis ganado! Sinceramente espero que os haya gustado, y sobre todo, que haya despertado vuestro interés y os animéis a visitar un extraordinario Museo, buena muestra de la gran calidad del arte español a través de los siglos. 

Sin más me despido dando la bienvenida a las nuevas seguidoras que espero disfruten de ratitos muy agradables en este pequeño rincón, y agradeciendo de corazón todas vuestras visitas, comentarios, sugerencias... ya sabéis que son el motor de este blog.

Os deseo un buen fin de semana, y aquellos que estéis de vacaciones, descansad, recargad pilas y disfrutad mucho! A los que todavía nos os han llegado, paciencia que ya queda menos!

Un Abrazo y Sed Felices!




sábado, 3 de junio de 2017

Un carrito porta flores del todo original!

Hola a todos! Cómo estáis? Espero que disfrutando de estos días pre-veraniegos que estamos teniendo! 

Un año más, la llegada de la primavera nos sorprende con un estallido de color, ofreciéndonos también nuevas posibilidades decorativas, ya que no podremos encontrar nada que adorne más nuestros hogares que los motivos florales. 

De modo que con ello en mente, me puse manos a la obra para conseguir el trabajo que hoy os quiero mostrar: un carrito porta flores, elaborado a partir de una vieja barbacoa de metal. A ver qué os parece!



Teníamos en casa una barbacoa de dos compartimentos que por ello no tenía la medida adecuada para hacer paella, y que además había quedado todo el invierno en el exterior sin cubrir, con lo que presentaba un aspecto bastante deplorable. 
Ya habíamos comprado otra y esta era por tanto firme candidata a terminar en el contenedor de basura, mas como como siempre os digo, cualquier objeto que tengamos por casa, por inservible que nos parezca, tiene derecho a una segunda oportunidad y yo me propuse dársela ☺



Como hacía tiempo que estaba buscando un carrito para llenarlo de flores (como esos que se ven en las ferias), pensé que eliminando la separación interior y aprovechando el asa de la barbacoa, sería posible obtener algo parecido a lo que tenía en mente. Y con esta idea empecé a trabajar.

El primer paso fue dejar la cuba y la bandeja inferior, durante un par de días, empapadas en la solución antióxido del "mago quitamanchas Dr. Beckmann". A continuación y con un estropajo de aluminio fui retirando todo el óxido y algunos restos de pintura, especialmente del interior de la cuba. 

Ahora tocaba aplicar una imprimación, para lo que utilicé un esmalte antióxido en spray, en color blanco, que compré en "BriCor". Al ser en spray conseguimos cubrir toda la superficie en muy poco tiempo y con el mínimo trabajo. De esta forma tenemos ya nuestra barbacoa protegida de la oxidación, y con un acabado liso que nos va a favorecer el agarre de la pintura, al tratarse de una superficie de metal. 



Estamos listos para empezar a pintar; como lo que quería era conseguir ese acabado suave y vintage que nos proporciona la pintura a la tiza, me decanté por la "Chalky Finish de Xylacel", utilizando concretamente el tono "marrón yute". Esta pintura es inodora, se aplica muy bien con rodillo y se limpia con agua, es una delicia utilizarla. 

Una vez que toda la superficie estuvo pintada y bien seca, quedaba protegerla pues la iba a colocar en el exterior. Para ello utilicé el "soft touch varnish" de Americana Decor, que hasta ahora me ha dado un resultado excelente en todas las superficies que tengo en exteriores. Tras un par de manos, y el correspondiente secado, este fue el resultado final:  




 


Bueno, pues ya sólo quedaba empezar a decorarla. Como véis, en la parte inferior hay tres orificios (originalmente para poner botellas), de modo que busqué unas macetas de cerámica que tuviesen el tamaño adecuado para ellos. Utilizando una plancha de espuma de las que se emplean en floristería, recorté tres soportes circulares, los introduje en cada maceta, y en ellos coloqué unas flores de tela (lavandas y claveles).

Mi intención era poner unas petunias colgantes en la parte superior, de modo que buscando unas jardineras que se acoplasen a las medidas de la cuba, tuve la suerte de encontrar estas macetas en forma de taza con su platito y todo, decoradas con imágenes "vintage", que me enamoraron. Eran perfectas para rememorar un carrito de postres! 



Desde que me imaginé la barbacoa transformada en carrito, mi idea era decorarla con una guirnalda de banderines de tela. Para ello utilicé una tira de arpillera que tenía en casa, una cuerda de yute y unas tijeras de corte en "zig-zag"

Lo primero fue fabricar el patrón en cartón, y a partir de él ir cortando los banderines con las tijeras de "zig-zag" ( así evitamos que la arpillera se deshilache). A continuación realicé un estarcido, con una plantilla de las que compré a nuestra amiga Lucía (Momentos Vintage) y una pintura para textiles que tenía en casa desde hacía mucho tiempo y nunca me había decidido a probar. Una vez impresos, hay que fijar la pintura con calor durante unos cinco minutos. 

Sólo nos resta unir los banderines con la cuerda, para lo que utilicé pegamento textil de la marca "Gütermann". El proceso resultó facilísimo (en dos horitas lo tenemos listo) y me ha encantado el resultado (seguro que no será la última guirnalda que haga ejjeje).



Bueno, y finalmente damos el toque de color con nuestras flores: petunias rosas colgantes en la parte superior, y blancas, sencillas, en la inferior. 




Y así fue como una vieja barbacoa se convirtió en un alegre, decorativo, y sobre todo muy original carrito de flores. Debo decir que he disfrutado muchísimo con el trabajo y el resultado cumple con creces mis expectativas! 


De modo que, si tenéis cualquier cosilla por casa que penséis que no sirve para nada, no dudéis en dejar volar la imaginación y dadle una segunda oportunidad. El resultado siempre será único, y os aseguro que merecerá la pena !

Bueno, pues esto es todo lo que quería compartir hoy con vosotros, espero que os haya gustado! Me despido como siempre dando la bienvenida a las nuevas seguidoras, que espero pasen por aquí ratitos muy agradables, y agradeciendo de corazón todas vuestras visitas y cariñosos comentarios. 

Sin más, os deseo a todos una muy feliz semana!

Un Abrazo y Sed Felices!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...